….Y esclavos que forjan sus cadenas.

Estamos en una época en que la ficción de la comunicación es tal que asfixia. Hace un tiempo me pregunté ¿cuanto más yo podría estar al frente de un teléfono?. Me escuché prometiéndome que es un rato más, o que sólo para esto o lo otro. Me dejé de mentir y a la primera estupidez de actualización solté toda la payasada de Whatsapp. El chateo continuo, constante y recalcitrante. No puedo más que agradecerme. No pienso morir con un teléfono en la mano y mi cerebro explotado inerte en la pantalla.

Prefiero leer y mirar torpemente a los ojos.

Pawel Kuczynski – Pokemon

También me pregunté por mis amistades. Y supuse que no me querrían tener mirando una pantalla todo el día. Di por sentado eso, y también que una relación no se definiría nunca por “mensajitos” o respuestas o no respuestas. Sino por la relación real, el tiempo y espacio que abramos transitado juntos. Además quienes me conocen, conocen la cualidad de mi presencia ahí con quien estoy. Pero… ¿Y si no es así? y si alguien se ofende ante la constante demanda de retro estimulación… Update de “¿cómo estás? ¿dónde estás? o muerte. Pues que Dios bendiga su ansiedad. Nos vemos en un tiempo, al otro lado del tiempo. Cuando podamos confiar en las verdaderas comunicaciones, las claras comunicaciones de la calma.

El Sr Marshall Mcluhan, archi estudioso de las comunicaciones, dice que los dispositivos electrónicos son una extensión del sistema nervioso humano. Una prolongación bastante sin fin, yo diría, de nuestra sensibilidad neuronal. Con la particular posibilidad de ilimitada afectación mundial. ¿Hasta cuándo? ¿Cuánto más? ¿Cuál será el límite de la perversión comunicativa que esta época nos demande? Bajo el mito que nuestra mente no tiene límites, y hay siempre ilimitadas posibilidades intemporales, estamos creando una proyección de monstruo universal… con un solo ojo!

Ante lo mismo, muchos como Byung Chil Han avizoran un futuro de innumerables enfermedades mentales y del sistema nervioso para la humanidad. Pronto. El colapso civilizatorio será en la propia mente de las personas.

Besos y antidotos abajo…

Alfo

Libro: Byung-Chul Han “La Sociedad del Cansancio“, que profundiza esta idea del burnout, del rendimiento, del esfuerzo empastillado para llegar, como una característica propia de las nuevas esclavitudes. Y esclavos que forjan sus cadenas.

Próxima charla sobre Comunicación Creativa y Cambio de paradigma. El 24 de Julio 2021. Por zoom Online.
https://www.alfohumano.com.ar/clases/webinar-comunicacion-creativa/