Escucha Corporal:

Terapia, Técnica y Conciencia.

…para el Cambio Humano

Nuestro malestar esta en relación directa con la falta de escucha. Aunque no lo percibamos así. Ahí nuestro problema.
Buscamos arreglar, reparar, sanar algo. Cosa de por sí bendita y buena, pero nos volvemos a chocar con el mismo problema. Una y otra vez.

Es un problema corporal…

El dolor vuelve nuestro interior inhabitable y toxico para nosotros mismos. Solemos escapar de ahí, o tapar o buscar un aliciente, un alivio momentáneo. Pero hay que dejarlo en claro: No sabemos escuchar, ese es nuestro sufrimiento. Ni al otro, ni a nosotros mismos, ni a nuestro cuerpo. Ni tampoco sabemos hacernos escuchar.

¿Qué es Focusing?

Focusing es un proceso que permite acceder a la sabiduría simple del cuerpo humano a través de la relación de sentido entre el cuerpo-entorno. Focusing propone conocer nuestras sensaciones corporales al punto de reconocer en ellas el entorno y la historia personal. A través de su escucha es que estos aspectos internos van cambiando, y somos más capaces de fluir e influir con cambios externos a nosotros.

La practica de focusing permite a la persona lograr una conexión y comunicación con su propia corporalidad que nutre todos los aspectos personales en forma cotidiana. Estamos más conectados a nuestros cuerpo. Además la metodología científica que lo estructura permite su enseñanza y desarrollo continuo.

…su investigación

Alrededor de 1960, Eugene Gendlin lideró una investigación de psicoterapia como parte de su trabajo en relación con Carl Rogers. Buscaban saber cómo es que las personas cambian en una relación terapéutica.

Lo interesante y diferente de esta investigación, era el foco sobre la persona y no la técnica terapéutica. Descubrieron un sutil despliegue corporal que daba cuentas de un cambio real en la persona.

Uno de los puntos sobresalientes de esta investigación es que el cambio personal implica al cuerpo, y no sólo la mente o el lenguaje.

También esta investigación indica claramente cómo ciertas personas que disponen de una comunicación más directa con su cuerpo pueden lograr cambios más fácilmente en su vida. Mientras que otras se encuentran con recurrentes bloqueos (puntos muertos en el proceso).

Con el tiempo pudieron identificar el proceso de cambio personal y lo llamaron Focusing. Fue sistematizado en seis pasos, que lo hacían fácil de ser enseñado a las personas.

Eugene T. Gendlin PhD (1926 – 2017) fue un filósofo estadounidense que desarrolló formas de pensar y trabajar con el proceso de la vida, el sentido corporal (felt sense) y la “filosofía de lo implícito”. Wikipedia.

Aprender Focusing

Caminar los seis pasos…

El aprendizaje de Focusing al estar relacionado con una habilidad personal es un aprendizaje experiencial. Esto nos sucede en cualquier habilidad como leer, escribir, bailar, limpiar, pintar, hasta para hablar. No es un aprendizaje teórico, aunque necesitamos enormemente el lenguaje y los conceptos. Requiere ir dando pasos internos, y ser consciente de ellos.

Estos seis pasos del focusing son naturales y orgánicos. Le pertenecen a nuestro cuerpo. Es decir, se refieren al proceso de cambio en todos los cuerpos. Por esto es que estos seis pasos no son una invención nueva, no son una técnica, son una descripción detallada de un proceso corporal.

Entonces, el camino que plantean los seis pasos sirven indispensablemente en la medida que ayudan a la persona a reconocer su manera muy particular y única de ‘entorpecer’ su propio proceso de cambio. Esta faceta de autoconocimiento es también una liberación de ese destino aprendido. La sutileza de Focusing, su sistematización en seis pasos y su filosofía, nos invitan a generar cambios desde la raíz actitudinal que incluye un trato personal de enemistad y violencia consigo mismo.

El aprendizaje centrado en el alumno….

Estos dos factores que recién fueron descriptos: Lo experiencial del aprendizaje de Focusing y el autoconocimiento que implica transitarlo condicionan directamente el formato del aprendizaje de esta herramienta; volviendolo libre y continuo. Es decir, es casi imposible encasillar el Focusing en una estructura formal enseñanza porque necesariamente respeta la curva de aprendizaje de la persona que aprende, el aprendiz. Por un lado, y por otro… nos invita a lanzarnos en la experiencia del aprendizaje espiralado, algo orgánicamente cómodo para uno mismo. Esto muchas veces significa respetar nuestros tiempos, dificultades e ir avanzando hacia nuevas profundidades de comprensión.

Por esta razón, cuando participamos de clases o temas que ya hemos estudiado con anterioridad tenemos el sentimiento claro sobre haber aprendido más. Siempre hay sabor a descubrimiento. Una vuelta más en su complejidad que lo hacen más simple, con más perspectiva, y nos expande en la vital dirección de autonomía personal. Esta posibilidad de meta aprendizaje continuo y personal impiden estructurar el focusing en grados, niveles o aprendido en clases masivas. Sencillamente no se puede, porque tampoco existen evaluaciones externas que validen esos grados.

Esto último es importante saberlo desde un comienzo porque los niveles que se van alcanzando indican familiaridad y profundidad, y no necesariamente un determinado tiempo (meses o años) ni grados académicos fijos. Más bien es un recorrido que el aprendiz va completando a sus tiempos y particularidades.

El focusing necesita de un aprendizaje continuo y espiralado orientado a las necesidades de vida del aprendiz y con un fuerte arraigo en el “hacer”. Es sobre lo que hacemos y nuestras equivocaciones, que aprendemos como acto reflexivo y autónomo.

Comienzos propuestos…

1/ Sesión o clase

Creo que una sesión de focusing será siempre la mejor puerta de entrada y la más común. En general, las personas que han probado Focusing

El aprendiz dará cuenta de la sutileza que implica observar las propias respuestas corporales en alguna situación o tema que desee plantear. Podrá tener una idea del estilo de conversación que se necesita tener (tranquila y suave) y el proceso de manejar la atención hacia dentro de uno mismo guiado por el facilitador (autoconciencia o Interocepción).

2/ Lectura

Si es difícil encontrar un facilitador o entrenador de Focusing, recomiendo la lectura de:

  • El Poder Del Focusing, Ann Weiser Cornell. (Práctico)
  • Focusing Proceso y Técnica del Enfoque Corporal, Eugene T. Gendlin (Práctico y filosófico)

Este fue mi propio caso. Me constaba entender y contactar con alguien para aprender Focusing. Pero la lectura del libro de Gendlin me sirvió mucho para ir probando los pasos en mi.

Círculos de Lectura con Alfo.

En encuentros semanales a través de Zoom acompaño a un grupo de alumnos en la lectura grupal de Focusing Proceso y Técnica del Enfoque Corporal. Avanzamos a razón de 30 min de lectura y 30 min de preguntas/intercambio.

El grupo es abierto y no tiene requerimientos de participación. No es necesario haber experimentado una clase personal pero si recomendado.

Puedes continuar leyendo sobre los estos círculos de aprendizaje aquí.

Niveles y certificación

La mayoría de las formaciones en la técnica del enfoque corporal muestran su trayectoria de formación en 5 niveles. Con un cierto requisito en cantidad de horas y temas. El ultimo nivel, es el dedicado a la certificación en el Instituto Internacional de Focusing.

Todos los entrenadores certificados y profesionales de Focusing aparecemos en el listado de la pagina del Instituto de Focusing.

En este enlace se puede acceder a mi propuesta de aprendizaje de Focusing.

¿Porqué aprender focusing?

Para muchos que trabajan en el Desarrollo Personal, y en ello incluiría desde terapeutas, psicólogos, couches, docentes, incluso profesores de yoga, y biodescodificadores, encuentran el Focusing la pieza integradora de su propio trabajo interior y labor profesional.

En general, las personas que aprenden Focusing han pasado profundas experiencias personales y largas búsquedas de herramientas de autoconocimiento y sanación. Cuando se topan con Focusing, pueden percibir como ciertos cambios internos se desarrollan con más facilidad y fluidez. Eso los incentiva a estudiar e ir incorporando la técnica que es fácilmente integrada en su labor previo.

Focusing puede entenderse como un completo curso de Inteligencia Emocional desde su raíz en la relación interior. Todas las áreas de nuestra vida se benefician, en la medida que escuchamos más y más nuestras sensaciones corporales. Aprender focusing es un camino integrador de Mente y Cuerpo, y quienes lo transitamos tenemos la experiencia cotidiana de la sabiduría de nuestros cuerpos. (Leer más sobre esto en Proceso de Corporeidad)

Además de los profesionales que puedan integrar Focusing en su praxis, también lo estudian muchísimas personas que sufren dolor crónico, enfermedades psicosomáticas o los efectos limitantes de las experiencias traumáticas. Estas personas son impulsadas naturalmente por los benéficos que van obteniendo. Menciono algunos beneficios que he escuchado de otros y también míos: Disminución del dolor físico; toma de decisiones; dejar hábitos adictivos y relaciones abusivas; sanaciones físicas de gastritis, jaquecas y sinusitis, y descubrimiento de formas de vida y creatividad más cercana a nuestros anhelos de vida.


Creo que aprender Focusing es importante para permitir emerger desde nuestra corporalidad la verdadera vida que queremos.


Esto ultimo es uno de los aspectos más filosóficos que nos propone Focusing. Porque no es solo una técnica, también es una filosofía, en la medida que ‘escuchar el cuerpo’ necesita de toda una predisposición actitudinal que permita conocer lo que el cuerpo tiene para decirnos. Y esto permite un giro epistémico del sujeto~objeto que desafía los preceptos sobre los que se construye nuestra civilización.

Proceso de Corporeidad

Haciendo el cuerpo visible

Durante mi propio proceso de enseñanza de focusing a diferentes personas, fui valorando lo que autores como Maurice Merleau-Ponty llaman ‘Proceso de Corporeidad’ (embodiment process, wikipedia). Es el proceso de natural de unidad entre cuerpo y mente ante la separación imaginaria que propone la mirada occidental desde Platón y su tradición.

El aprendiz en su propia practica de Focusing va permitiendo que su cuerpo se exprese en diferentes áreas de su vida. Permitiendo percibir lo que percibe en su cuerpo y a través de él. Esto implica ampliar la percepción más allá de la mirada y los ojos. Para incluir más sentido desde otras posibilidades perceptivas como el oído y la escucha, o el gusto y el tacto, o el sentir interior o interocepción. Y este proceso es un cambio cultural dentro de la persona que cambia sus relaciones cotidianas con otras personas y sus cuerpos.

La persona que aprende la Escucha Corporal aprende sobre:

  • La Sensación Sentida (felt sense),
  • la Teoría Polivagal,
  • y la Filosofía de la escucha.

La sensación sentida es el concepto que acuña Gendlin en su obra para referirse al sutil sentir corporal que tenemos y percibimos desde el cuerpo, y que escapa a las categorías de “emoción” o “pensamiento”. La sensación sentida es algo más que las emociones o los pensamientos; y todo esto, todo lo que una persona siente y piensa, esta incluido en ese complejo y amplio sentir corporal.

Aquí aparece algo realmente nuevo para la mayoría de las personas, porque aprender focusing implica familiarizarse con este concepto que invita no sólo a mirar nuestros pensamientos y emociones, sino atender a la sensación sentida.

Este proceso de incluir al cuerpo esta ocurriendo en forma notable en áreas como la sanación, la creatividad y la educación. Por supuesto que en muchas otras también. Pero en particular esas tres debido a la aparición reciente de la Teoría Polivagal. Una teoría que describe con mucha exactitud los fundamentos biológicos de nuestra psicología, comportamiento y expresión comunicativa. Principalmente conocemos al ser humano a través de los efectos del estrés y el trauma en el sistema nervioso. Esto nos permite hablar de defensas hacia el ataque, huida y el colapso.

La persona que aprende a escuchar su propio cuerpo lo incluye en los diferentes desafíos y relaciones humanas diarias. Aprende a prestarle atención a la corporalidad en general, la suya y la de los otros. Este respeto e inclusión permite un dialogo donde diferentes circunstancias humanas complejas parecen nutrirse y encontrar un florecimiento (esta mixtura puede percibirse en los ‘casos de estudio’ propuestos en la presentación).

Escuchar implica una actitud de escucha. Y este es un punto de profundas implicancias filosóficas, y que se abordada desde ese lugar: desde una reflexión histórica de la relación que tenemos con la corporalidad. La escucha invita a una relación distinta con el ambiente, con la naturaleza y el cuerpo. Una actitud de querer conocer lo que esta dándose a lugar, en el presente donde estoy, parar para escuchar. Una pausa para recibir sin juicios, ni expectativas, ni exigencias. Y esto, aunque histórico y social, nos atraviesa día a día, desde lo cotidiano, y la relación que tenemos con nosotros mismos, con nuestro yo-corporal.

La reflexion sobre nuestra sociedad se vuelve personal… porque…

¿Qué hay de incomodo en la pausa?

Además de toda la tradición filosófica de Gendlin, Husserl, Merleu-Ponty, hasta Nietzsche y Spinoza… -donde puede rastrearse un cambio de actitud epistémica hacia el cuerpo- la escucha corporal nos habilita en la pausa y la lentitud. En sociedades autoexplotadas por la presión del éxito social, pausar para establecer un contacto con uno mismo, es un acto de confianza en la naturaleza y revolucionario de nuestra relación con ella.

¿Porqué no puedo parar?

¿Qué o quien me lo impide?

“Es la apertura a un nuevo registro. Estoy como encantada y curiosa con la sensación sentida…. y agradecida al círculo”

Eli

Fue tan significativo para mí todo este proceso de sanación que hoy me encuentro investigando y formándome en estas técnicas y terapias,  con la esperanza de poder ayudar  a quien lo necesite, y que puedan encontrar así,  como yo lo hice, la propia  luz entre tanta oscuridad.

Jesica

“Encontré cual es mi GRAN problema: La AUTORIDAD, es mi gran obstáculo en mi vida. Me frena, me paraliza, me vuelve chiquita… y sé como resolverlo: re conocerlo, ya es grandioso y seguiré trabajándolo con focusing…”

Graciela S.

 “En la interacción con otras personas uno aprende un montón, pero mi personalidad un poco cerrada no me permitía ese aprendizaje. Y abrirse a la experiencia y  la interacción es importante porque todos tienen algo para enseñarnos.”

“Nadie sabe lo que puede un cuerpo”

—Baruch Spinoza

Byung Chun Han: La sociedad del Cansancio.

….Y esclavos que forjan sus cadenas. Estamos en una época […]

Libertades pedagógicas.

Citas y lecturas “La conciencia es esa misteriosa y contradictoria […]

La mariposa

La Mariposa

Quizás no haya nada más humano que la posibilidad de transformarse. Aunque nos quieran hacer creer lo contrario constantemente. Pero si algo nos hizo humanos es la misma transformación evolutiva que nos trajo hasta aquí. Somos lo más orgánicamente transformado que conocemos.

Es más fácil notar las diferencias cuando el esfuerzo es ligero

                                        […]

Sobrevivir….

….sobre nuestra respuesta de descanso y el colapso.zzZzzZSobrevivir: es el estado al que nos acostumbramos a vivir. Siempre un poco por encima de nuestras posibilidades corporales reales. No estamos vivos. Estamos empujando eso que llamamos “cotidianid…

Sobrevivir….

                                    ….sobre […]

Experiencias de aprendizaje

 Lo que nos asusta del cuerpo es su verdad. Por […]

Sobre el movimiento de las cosas,

y sentir lo detenido. Keith Wilson “Feldenkrais Session – Body […]

Este libro…

Mi experiencia y lectura.  Ayer me acordaba que yo empecé […]

Se aprende!

La Escucha Corporal es una terapia que se aprende.   Esto […]

Leer a Gendlin. Encontrar el cuerpo.

«Mi cuerpo, de hecho, está siempre en otra parte.» ― Michel […]

OCUPARSE DE -SÍ-: Carta a vos mismo.

Oye, El que quiere encontrarse con sí mismo, se da […]