“Nuestro tiempo es una batalla.” 

–Tiqqum. El problema de la cabeza.

John Dewey, prestigioso psicólogo y pedagogo, decía de George Mead, el filósofo que hoy les traigo para pensar la Comunicación, era una de esas pocas personas con esa extraña inteligencia de pensar los problemas comunes u obvios. Justamente Mead fue uno de los pocos que pensó sobre la Comunicación y con ello sus reales implicancias en nuestro día a día, es decir, en nuestra diaria creación de sociedad. 

Cita:

“Mientras nos maravillamos de las nuevas invenciones que nos permiten entrar en las experiencias de los otros, tal vez fallamos a la hora de percatarnos de la presión desconocida, inconsciente, del individuo aislado en la sociedad moderna. El hombre aislado es el que pertenece a un todo que no alcanza a reconocer.”

–George Mead. «The Nature of Aesthetic Experience».

G. H. Mead

El texto es de 1926, ¿qué decir de estos tiempos? Nunca antes tan llenos de nuevas invenciones comunicativas casi a diario, mientras el ser humano se halla más y más aislado, mientras la soledad se vuelve un problema y no solo para ancianos y niños. Se puede compartir en un post toda una catarsis emocional pero no hay nadie real a quien expresarla, no hay nadie que realmente escuche eso. Estamos rodeados de TICs pero cada vez menos posibilidades de comunicarnos con otras personas. 

El mundo más comunicado y el ser humano más aislado. Esta parece ser la presión que nos relata Mead. Una contradicción de la que en principio, no dudamos. Quién puede cuestionar -en estos tiempos- las nuevas rutas, los nuevos cables de fibra óptica, o llenar de satélites de comunicaciones el espacio alrededor de la tierra. ¿Quién se atrevería a polemizar sobre esto?

No dudamos de que esta bien llenar de vías de comunicación el planeta. 

Pero, ¿para qué?

¿Hacia dónde va la sociedad? ¿Hacia dónde vamos? ¿Cuál es nuestro futuro? Preguntado así, en plural, nadie podría responder, en cambio cada quien puede atribuirse alguna imaginación sobre su propio futuro. El futuro actual es individualista. No contempla la comunidad. Es un futuro de desastre climático por-venir y de colonizar Marte para sobrevivir. Es más bien un “no-futuro” que un futuro. Este vaciamiento de posibilidades venideras, de provisión, no es inocente ni inocuo, como dice Mark Fisher “Es más fácil pensar el fin del mundo que el fin del capitalismo”. Qué otra cosa puede generar este Tiempo del no-futuro más que síntomas: depresión, soledad, consumismo, enfermedades autoinmunes… (como primera línea del daño).

–Entendí bien? La sociedad no tiene futuro, así que pasemosla bien ahora. 

Disfrutemos.

Comamos y bebamos. 

«No se puede completar el proceso de· llevar mercancías al mercado, si no es con el desarrollo de medios de comunicación.»

–George Mead

La Democracia y la Educación.
El Estado y el Bien (por el bien de todos).
El Mal y la justicia.
Más Seguridad…¿y Libertad?

 

Mead propone ver la Comunicación como un principio básico de la sociedad, incluso el sentido de esta. Es decir, si volvemos a preguntar: ¿Hacia dónde va el mundo humano? Mead respondería….Hacia más comunicación. Y qué significa que la Comunicación sea un principio básico de la sociedad? Pues que sea como uno de esos ideales como la Democracia o la Educación o la Libertad. Para Mead la Comunicación es un principio implícito de la sociedad, de hecho ve a la sociedad como un proceso de comunicación. 

Una aclaración importante en este punto la pretensión de Mead de este ideal ideal de comunicación no implica “vías de comunicación” ni que más comunicaron es mejor. Sino la posibilidad de cada persona de tener una experiencia en común con otras personas, le suelen llamar Comunicación de calidad o significativa, en donde se planteen objetivos (fines) sociales comunales, ahí es donde la Comunicación es tan relevante, al volverse el medio necesario para que las personas alcancen sus fines, al volverse una participación en la sociedad. 

Cita:

«… Con palabras del profesor Dewey, “la experiencia participada es el mayor de los bienes humanos”, y si de los penosos afanes que los hombres llevan a cabo en común surge un fin social en el que estén interesados, obtendrán su deleite al lograr ese fin, y, en la medida en que ese fin pueda incluir las propias tareas, la dignidad y el deleite de la realización social irrigará dichas tareas… »

–George Mead. «The Nature of Aesthetic Experience».

Aquí uno de los puntos claves que nos trae Mead para pensar la comunicación: 

La sociedad, vista como proceso de comunicación es la encargada de crear la mente humana. Es decir, nuestra mente humana va a surgir de ese proceso. La génesis del self, le llamará o la génesis del si-mismo.

Algo muy parecido a lo que diría un experto de comunicación como Mc Luhan mucho tiempo después diciendo que los medios de comunicación eléctricos son una extensión del sistema nervioso central del ser humano.

Cita:

«Todos los medios de comunicación son una reconstrucción, un modelo de alguna capacidad biológica acelerada más allá de la capacidad humana de llevarla a cabo: la rueda es una extensión del pie, el libro es una extensión del ojo, la ropa, una extensión de la piel y el sistema de circuitos electrónicos es una extensión de nuestro sistema nervioso central. Cada medio es llevado al pináculo de la fuerza voraginosa, con el poder de hipnotizarnos. Cuando los medios actúan juntos pueden cambiar tanto nuestra conciencia como para crear nuevos universos de significado psíquico»

–McLuhan, 1995: 94)

Por eso un ideal de comunicación, en términos de Mead, tiene mucho más que ver con el desarrollo de la persona que con el desarrollo del comercio o la religión. Dos ejemplos que Mead pone como creadoras de sociedades casi universales, pero que no llegan a serlo, justamente porque llevan en sí otros ideales, valores o significaciones y no la comunicación.

Si la “escuela” es la institución que más simboliza la reproducción social que pretende la Religión o el Comercio, hoy una escuela conectada a internet llega a ser sinónimo de Democracia, Evolución, Progreso y también Inclusión.  Hoy una escuela conectada parece darnos la tranquilidad de estar en Paz con nuestros Dioses. Llega a ser un acto religiosamente ponderado como santo. En beneficio del futuro de niños y niñas, para que puedan acceder al mundo, en beneficio de su educación. Se sabe que son muy pocos los programas que finalmente funcionan así, es decir, que un estudiante pueda finalmente abrir un blog exponiendo sus investigaciones, trabajo áulico y difusión científica en internet, por ejemplo. Y podemos deducir tranquilamente que una escuela puede estar llena de problemas de “Comunicación”, entre padres y docentes, entre estudiantes, entre directivos y docentes, y sin embargo, estar conectada a internet. ¿Qué repercutirá más en la “educación” de los estudiantes? La conexión a internet o una experiencia de comunicación de calidad, en la que puedan transferirse simbolizaciones profundas. (?)

La “Comunicación” en términos que lo plantea Mead, implica a la persona. Una  persona que entiende lo que dice y reconoce las reacciones frente a lo que dice en las demás personas. Y no solo eso, la comunicación lo afecta tanto como afecta los demás. Es el proceso por el cual se incorpora una experiencia participada. Mead dice que en este momento surge nuestra mente. Y quizás surja otro post con ese tema!

Alfo