La Escucha Corporal es una terapia que se aprende. 

 Esto es un punto crucial. Lo que se hace en nuestros intercambios, no suele enseñarse. Debo decir que al comienzo sentí bien, y hasta lógico, la enseñanza-aprendizaje de recursos para uno mismo. Pero no estamos acostumbrados a eso. Digo… un masajista… no enseña masajes; un trabajador de la Energía, no suele detenerse a enseñar a usarla; un psicoanalista, no enseña análisis. Un mecánico no enseña mecánica. Y así…
O por lo menos, ninguno de esos intercambios pretende hacerlo.

En cambio, la Escucha Corporal aprendemos a hacer algo en nosotros desde el primer encuentro.

 Lo que me resultaba raro a mi era, en realidad, raro para el mundo. En mi, había una cierta normalidad natural en ello. Me gustaba enseñar. Y me parecía lo más cercano a la libertad. Ese espíritu anárquico, libre de dependencias, que inspira mi mirada del mundo, aparecía una vez más y me hacia sentir bien. El desafío interno era decostruir más todo rol.

Para mostrales este punto de aprender la Escucha, les comparto las palabras de abajo. Son de una amiga, y creo la primer persona que empecé a enseñar ya en forma consentida y explicita la Escucha Corporal. Aunque les compartía un poco de mi historia sobre este punto del aprender… lo que sigue abajo es actual. Se aprecia la actitud concreta de implicancia en el trabajo personal (me permití el subrayado para explicitar esto) como un hacer interno, una vivencia de forjar algo dentro. Ella misma haciéndolo dentro de sí:

 La cuestión que me llevó a empezar a conocer y practicar Focusing, fue una sensación de dejadez e inactividad con mi propia Academia. Negocio que yo había pensado para un futuro cuando me jubilara. Sentía miedo de arrancar y publicitar. Al mismo tiempo comencé  a trabajar mi relación con el dinero que me entraba, mi organización, mi valoración (personal) y los gastos. Fue increíble como en meses, toda esa situación cambió al realizar cambios internos, al acompañar mis miedos e inseguridades. Con mi sanación fue cambiando mi orden interno y por ende, el externo. A lo largo de mi primer año de hacer Focusing he mejorado en muchos aspectos de mi vida, salud, enfermedad de mi hija, economía, negocio, profesión, pareja, etc. Estoy agradecida de aprender. G.

¿Porqué es importante aprender?

 Después de varios años enseñando, repasando apuntes, profundizando y tratando de llegar incluso a las personas que más dificultades tienen, rescato que el aprendizaje depara el contacto con un autoconocimiento sagrado. Ahí la riqueza, ahí el temor.
Al empezar a aprender, algo de ese compromiso consigo mismo -que no es otra cosa que amor- empieza a visibilizar aquello que impide eso mismo. Nada más liberador que traer a la conciencia esas trabas en la relación consigo mismo.

Al principio me costó mucho limpiar las ideas de mi mente, los pensamientos. Me costaba apartar mis pensamientos y poder sentir. Estaba más pensando en la otra persona, juzgando la situación, estaba más pensando en el otro, no pudiendo sentir, ni conectar con mi interior. ¿Cómo me sentía yo?. Esa pregunta, al principio, me costó bastante. G.

Conocer la propia dificultad = Autoconocimiento.

 Esto que les comparto, es parte de una reflexión sobre el propio proceso de aprendizaje de la Escucha. Rescato que no es fácil llegar a poder expresar esos aspectos de sí mismo, con el amor  conque lo estoy escuchando del audio que me llega mientras armo este escrito. No solemos ser comprensivos con nosotros. Ni nos permitirnos vivir plenamente por fuera de la dimensión moral y juiciosa sobre nosotros mismos. Pero es importante dejar en claro que: es cuando llegamos a comprendernos en profundidad que puede surgir, con naturalidad, una energía que nos acompaña hacia lo luminoso de este vivir. 
Pienso, que el Universo sólo quiere eso, que nos comprendamos. Porque cuando lo hacemos, algo vuelve a comunicarse con él.
Acompaño en esa comunicación.

Alfo