«La mejor manera de combatir el mal
es un progreso enérgico del bien.»

                                                  ~I Ching
Hay tres palabras que se vuelven necesarias a la hora de volver al cuerpo:


            Seguridad,
                                         Consentimiento,
                                                                              Suavidad

Ninguna es más importante que la otra, y las tres apuntan a brindar al cuerpo una sensación visceral de seguridad. Buscamos eso, necesitamos eso, para que surja la estabilidad, flexibilidad, fluir. Exactamente lo contrario al modo de alerta y ansiedad del sistema nervioso donde nos encontramos inseguros, sobrepasados, estáticos.
Esta estabilidad nos permitirá movernos hacia un estado orgánico de resolución y crecimiento.
1) Estabilidad: Mediante suaves movimientos de sincronización, orientación, y la conversación le podemos decir a nuestro sistema orgánico que todo esta bien esta bien donde está, y con quien está.
2) Crecimiento: Si lo primero se logra, empieza en nuestro sistema orgánico a producirse una autoorganización y resolución interna. Experimentamos un cambio en nuestra fisiología-emociones- cogniciones. El efecto de esto es autoconocimiento, comprensión y amor a si mismo.
       Primero estabilidad, después crecimiento.
 
      Una forma de verlo:
El mismo principio puede advertirse en todo lo que crece. Quizás en la imagen de una planta podamos ver esto con más facilidad, pues la tierra, el sol y el riego cíclico proveen las condiciones para el crecimiento espontaneo y seguro. También nos sucede a las personas humanas y a todo lo que quiere crecer.
Carl Rogers enseñaba que en nosotros hay una tendencia actualizante: Una parte de nosotros que sabe lo que esta bien para nosotros, un ser interior que sabe escuchar lo que necesitamos, y elegir según lo que sentimos correcto. El trauma corporal y la ansiedad generada por los vínculos bloqueantes (relaciones, instituciones) imposibilitan este acceso a nuestro interior de forma natural.
 
 
¿Qué hacemos?
 
    Lo primero es conocernos
                                                para:
      Movemos suavemente hacia una comunicación corporal segura y transformadora.
            Que puedas distinguir sensaciones corporales y poderlas comunicar
     Utilizamos herramientas que permitan la liberación de trauma.
            Focusing /  Movimientos /  Arte /  Co-regulación emocional
       Aprendemos recursos de inteligencia emocional para gestionar nuestro crecimiento personal.
            Escritura / Dibujo / Meditación / Indagación personal
      También conversamos sobre nosotros, y nos conocemos.
¿Qué temas trabajamos?
 
Cualquiera que se pueda conversar, relaciones, sueños, metas, conductas, el pasado que no se va, el futuro que no llega, el presente que se vuelve difícil de presenciar.
¿Cuál es mi trabajo?
 
Ayudarte a sentir, a visibilizar que detrás de cada tema, hay una sensación…. y que su resolución es corporal. Esto implica tener en cuenta, detectar y educarnos sobre momentos/circunstancias/repeticiones en donde tu sistema nervioso se activa automáticamente (sin conciencia).
Curiosidad, no diagnósticos…
Es la filosofía que guía las sesiones. Esencialmente existe mucha comprensión de que todos tenemos un problema con el cuerpo.  La frase no es una falsa generalización, sino la relación que nos propone esta cultura con nuestra corporalidad. Al cuerpo se lo medicaliza, se lo corta, se lo empuja, se lo moldea, se lo activa, se lo relaja… pero el espacio propone una actitud radicalmente distinta: Escuchar.
 

…que tu cuerpo sea siempre un amado espacio de revelaciones. A. Pizarnik

También contarte que no es fácil sentir sensaciones complejas y dolorosas, por eso las evitamos. Pero esta actitud acarrea más sufrimiento en el futuro. En este punto es clave poder lograr una comunicación altamente empática que permita por resonancia liberar al cuerpo para que retorne a su integridad organismica, algo que se siente con bienestar.
También pienso que la sensación sentida (felt sense) es de gran potencial para creativos, como músicos, escritores, o en las relaciones de ayuda o pedagógicas.

Los objetivos que nos planteamos:

Que en cada encuentro aprendas más de vos y tu cuerpo.
Que des un paso en aquello necesites dar.

                                Que experimentes una mayor conexión con tu cuerpo.
                                                Que la liberación de tensión crónica traiga alivio de malestar y dolencias.

Comodidades:

Necesitas encontrar un lugar y un momento que estés tranquilo/a.
Algunas veces usamos anotaciones o  algunos movimientos corporales.

Frecuencia de sesiones/proceso:

El enfoque de trabajo no contempla sesiones por única vez, sino que es un proceso que vamos transcurriendo con diferentes frecuencias.
Puede ser recomendable una vez a la semana en momentos más álgidos del proceso.
Y cada 15 días si necesitas un acompañamiento más integral. O cada tanto.
                            …Conversaremos sobre esto.

Intercambio:

En mutua colaboración los valores referenciales que manejo son…
            1 Sesión 1200$          2 sesiones 1600$        4 Sesiones 3000$
 ó         1 Sesión 40 USD     2 sesiones 60 USD     4 Sesiones 100 USD
Cada encuentro es de una hora.
Podemos coordinar un encuentro para que conozcas la escucha corporal sin cargo, enviame un mail.

Calendario:

Comparto con vos los días y los horarios que tengo libre en este link.
Iras a otro pequeño sitio, haciendo click en Reservar elije “Acompañar un proceso” Luego el día, y la hora. Por mail podemos quedar que medio usaremos (Skype o Hangout).
Si quieres saber más de lo que hago, el enfoque y nuestro sistema nervioso, te invito a que descargues este pdf que envío a mis consultantes/aprendices al comienzo de nuestra relación.
Un saludo,
Alfo…